jueves, 23 de junio de 2016

SUPER CASH (2ª Parte y última)


Hicimos un equipo tremendo para jugar en 2ª División (lo que hoy sería la LEB Plata): Fernando Fanjul, Adrián Suárez, Joaquín Trigueros, Dani Salvadores, Óscar García, Mendi, Tito, Javi Alonso, Quique Aguado, Jorge Lera, Dani Ruíz e Israel. Más tarde Mendi dejó el equipo y Jesús Sanguino le sustituyó. Casi nada.

Nos nutrimos de lo mejor que había en aquel momento en León, exceptuando el filial del Elosúa que competía en liga EBA. Aunque había muy buenas plantillas aquella temporada, el objetivo volvía ser estar en la parte alta e intentar lograr el ascenso.

No fue un año sencillo, no conseguimos arrastrar la buena dinámica que traíamos del año anterior. Sí a nivel humano, pero no de juego. Tuvimos muchos problemas de lesiones y la calidad de nuestro juego no siempre estuvo a la altura de la categoría de nuestros jugadores. Fuimos irregulares, alternamos tropiezos con partidos superlativos, como aquel que jugamos en casa de Zarzuela Maristas de Valladolid donde debíamos ganar por más de 21 puntos para recuperar el basket average. Dani Salvadores hecho polvo con una fascitis plantar y Tito sin entrenar durante toda la semana debido a un proceso gripal. Los dos demostraron estar hechos de otra pasta, Dani defendiendo como un perro de presa, y Tito anotando triple tras triple hasta meter el último sobre la bocina y poner la diferencia en 23 puntos.

Tras aquel partido, perdimos contra Salamanca en casa y prácticamente dijimos adiós a todas nuestras opciones de jugar la fase de ascenso a Liga EBA.

Sin lugar a dudas aquella fue una gran oportunidad para mi, con apenas 22 años tuve el privilegio de entrenar a jugadores extraordinarios. Fernando Fanjul, uno de los bases con más talento que haya dado León. Una cabeza privilegiada que había conseguido el ascenso con Elosúa a la ACB. Adrián Suárez, un prodigio físico y un chico sensacional. Siempre recuerdo que me decía: "Félix, mi único objetivo en la vida es ser buena persona; como mi padre". Joaquín, pura factoría San Claudio, listo como los ratones coloraos. Dani Salvadores, incombustible. Oscar, clase pura. Mendi, un anotador, menuda mano. Javi y Quique habían sido compañeros míos en el júnior hacía tres años y ¡¡ahora les estaba entrenando!!. Dos animales, nobles como ellos solos pero dos auténticas fuerzas de la naturaleza. Lera las metía de colores. Dani Ruíz se colgaba de las lámparas. Israel era de esfuerzo corto y poco sostenido, pero buen rapaz. Sanguino era un jugador superlativo. Recuerdo aquel titular cuando jugaba con Hollis y Kazanowski: "Sanguino, el tercer americano de Elosúa León". Y Tito, uno de esos tíos que, como los cupos, debería ser obligatorio tener al menos uno en cada equipo y en la vida. De esas personas que te marcan para siempre.

Aquí os dejo un enlace gentileza de Jorge Hernaiz, rival en aquel partido jugado en El Plantío, Burgos.
https://www.youtube.com/watch?v=kmE96hxEwUA&feature=youtu.be
NOTA: Aún no domino lo suficiente el photoshop como para quitarme la papada, el belfo y la cara de pena que presento; admito que lo he intentado. Sobre la corbata, repito, era tendencia. Y las modas vuelven, estáis advertidos.