viernes, 24 de junio de 2016

La Bañeza


Aquella historia no dio para más. Paramio estaba exhausto de recorrer toda la ciudad buscando dinero para seguir con el proyecto, no hubo manera. Tuvimos que bajar la trapa a sabiendas de que seguir resultaba imposible. En ese momento no era consciente, salía de aquel patio para no volver. Con 23 años dejaba un lugar que sentía como propio; había llegado el momento de volar solo, sin el cobijo del Barbas. Un poco más y me voy antes de casa de mi padres.

La Bañeza, que había sido nuestro rival dos años antes en Primera División Autonómica, me propuso hacerme cargo del equipo. Conmigo me llevé a Tito, a Javi De Grado y a Tasio. Aquel año me sirvió para terminar de conocer a este último. Desde entonces se ha convertido en alguien imprescindible, una persona con la que siempre puedes contar.


Recorríamos cuatro veces por semana los 77 kilómetros que hay desde León. Como los años anteriores en Súper Cash, no recibíamos nada por entrenar, tampoco lo reclamábamos. Disfrutábamos como auténticos bellacos de lo que hacíamos. Aunque aquí nos pagaban los desplazamientos.

Nos reímos mucho aquella temporada y conocimos a tíos enormes, tanto de tamaño como de calidad humana. Especialmente a José Ignacio, dirigía el club y estaba llegando a la parte final de su carrera después de haber jugado muchos años en diferentes equipos de 2ª División. Pocas veces he visto un tiro a tabla tan efectivo y un tipo que protestara más a los árbitros. Salía a técnica por partido, la cual era sancionaba por el club a razón de 5.000 pesetas. Dada nuestra no remuneración económica, cualquier mínima protesta nos situaba en una posición comprometida.

Me meo al recordar el día en el que llegó antes de un partido cabreado como un mono: "Félix, toma los mil duros por anticipado que hoy vengo de muy mala hostia". Tal cual, no recuerdo si se la pitaron en el salto inicial o en la primera defensa. "Josi, Josi, tranquilo, coño, tranquilo". Así todos los días, tenía un pronto muy jodido pero una nobleza que no cabía en aquel corpachón. La temporada pasada me visitó en Ovar para asistir a un partido. Hoy es concejal de deportes llevando a cabo una gran labor en el municipio.



Tuvimos un buen año, en las últimas temporadas La Bañeza acostumbraba a estar en la parte media-baja de la clasificación; y en aquella ocasión nos quedamos a un partido (perdimos en Toro) de jugar la fase de ascenso a Liga EBA. La 2ª División desapareció después de la temporada que jugamos con Súper Cash.
NOTA: No es que no quiera poner una foto de aquella época, que podría ser, es que no tengo ninguna y fue hace tanto tiempo que no existía internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario