viernes, 28 de agosto de 2015

De nuevo a la carretera


Un verano más, vuelvo a meter mi vida en unas cuantas maletas. Como siempre, me aseguro de que las cremalleras estén bien cerradas para que no se me escapen los recuerdos, para que ese pedazo que me llevo de todos los míos me acompañe durante las largas tardes de invierno. Aunque acarreo tan poco equipaje como reminiscencias. Seguramente porque, de lo contrario, el peso impediría mi marcha.

Me echo de nuevo a la carretera para continuar persiguiendo el sueño que desde bien pequeño tuve. Cumpliré mi segunda temporada en Portugal con el deseo de prolongar el buen sabor de boca que nos dejó el final de la pasada. El reto será extraordinario, Oporto vuelve a la liga y Benfica tiene plena conciencia de ello, solo hace falta echar un vistazo a los fichajes que ha hecho. Después hay unos cuantos que no quieren quedarse atrás, normal, a nadie le gusta.

Mantengo el manicomio casi al completo, con alguna incorporación que espero mejore nuestras prestaciones. Será un placer volver a ver a esa panda de locos que tanto me hizo disfrutar, a medida que se acerca el inicio me doy cuenta de que les he echado de menos. Dudo que ellos piensen lo mismo al tercer día de pretemporada.

No ha sido un verano fácil, pero quien se dedica a esto sabe bien que el trabajo realizado durante el estío decide buena parte de lo que se recoge en primavera. Y yo pretendo recolectar más de lo que me llevé la época pasada. Lo sé, estoy muy pirado, pero el jefe de la panda tiene prohibido estar cuerdo.

Me gustaría que la recobrada ilusión que mostraron nuestros aficionados en las semifinales contra Benfica no haya sido un espejismo, y que el espíritu que siempre hizo especial a Ovarense, gracias a sus adeptos, nos acompañe desde el primer partido de liga. Nosotros trabajaremos para que ellos no puedan tener excusa alguna.

Aún llevo la cuenta de las veces que, al marcharme, he mirado atrás por el espejo retrovisor a lo largo de este tiempo. Y aunque lo recuerdos cada día pesan más, los años acumulan experiencias, espero seguir manteniendo esa cuenta mientras me alejo de mi casa con un sentimiento contradictorio.

1 comentario:

  1. Mucha suerte coach! Que el trabajo ya lo pones tú. Un abrazo amigo!

    ResponderEliminar