viernes, 20 de marzo de 2015

Que no suban más las tapias

Aunque las puertas estuvieran cerradas con una cadena y su correspondiente candado, el metro y medio de altura que tenía el vallado era una invitación a entrar.

Era habitual que en aquel patio se organizaran buenas pachangas de baloncesto, y eso que los aros eran prehistóricos, Lorenzo ajusticiaba sin compasión los meses de verano y el piso estaba próximo a ser cemento pulido.

En lugar de huir de aquel patio de instituto, hastiados de tanto análisis sintáctico, logaritmo neperiano y lógica matemática, regresábamos casi todas las tardes buscando a alguien que hubiera llevado un balón, por muy ahuevado que este estuviera.

En la pista de arriba, la de “futbito”, también era frecuente encontrar a una docena de chavales dando patadas a un balón.  

El patio del instituto era un patio como el del colegio, construido con idéntico propósito, aunque los habitantes fueran bien distintos. Únicamente se precisaba del primer trimestre de bachillerato para adaptarse al medio.

Resulta curioso, allí todo y todos estábamos a la vista, pero escondía muchas miradas furtivas y sonrisas de complicidad. Infinidad de secretos habrán quedados allí guardados, como los que se llevó Marne una maldita noche de invierno.

El patio representaba la libertad, la tentación de no regresar a clase, ante la que sucumben con frecuencia los débiles de espíritu, como yo. También era el lugar en el cual los macarras se movían libremente, donde los amores incipientes se perseguían con disimulo o donde se forjaron amistades inquebrantables.

Soy muy de patios, son el inicio de muchas cosas. Que no suban más las tapias, que nos hemos hecho muy mayores para saltarlas. 

2 comentarios:

  1. Muy buena entrada. Comparto esos recuerdos del querido patio del Padre Isla; yo también sucumbía a tener que volver a clase. Gracias por este momento de emoción al navegar por internet. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Armando, muchas gracias a ti. Cierto, fuimos muchos los que sucumbimos. Un saludo,

    ResponderEliminar