jueves, 25 de septiembre de 2014

Cosas con las que no se juega


Realmente debería existir, pero no siempre es así. Seguramente ocurra judicialmente, pero no tanto si quien juzga es la opinión pública. Debería existir, pero tendemos a pronunciarnos sin haber estado en el lugar de los hechos ni tener datos suficientes. Debería existir pero, dependiendo de quién sea el denunciado y quién el denunciante, pocas veces otorgamos la presunción de inocencia.

Lo vimos con la denuncia por violación que interpuso una chica en Málaga. Las redes sociales ardieron porque la televisión entrevistaba a cinco violadores, en muchos casos ni tan siquiera les otorgamos la categoría de presuntos. Simplemente se dio por cierto, nos pareció oportunista, repugnante y sensacionalista que se diera cobertura mediática a tipos de semejante condición.

Más tarde se criticó que la jueza archivara la denuncia. La hemeroteca podría proporcionarnos golosos artículos de opinión al respecto.

La semana pasada, la joven declaró que la denuncia era falsa y que las relaciones habían sido consentidas. Que actuó por miedo a que los jóvenes subieran a la red el vídeo que habían grabado mientras mantenían dichas relaciones.

Existen asuntos sobre los que jamás se puede frivolizar, con los que no se juega. Y éste es uno de ellos. Tan despreciable es quien lleva a cabo una violación como quien denuncia unos hechos que jamás ocurrieron. Al fin y al cabo, serán vidas marcadas para siempre, aunque de diferente modo.

Actuaciones de este tipo llevarán a muchos a cuestionar próximas denuncias. Pudimos verlo cuando ocurrieron estos hechos, poco tardaron algunos en airear su repertorio más machista. Todo ello sin conocer que lo denunciado no era lo que realmente había ocurrido.

Por no hablar de las muchas mujeres que verdaderamente han sido forzadas y ahora deben soportar que otra mujer haya tenido la desvergüenza e indecencia de denunciar falsamente. No puedo llegar a imaginar el sentimiento que han debido experimentar al enterarse de ello.

Ahora, a ver quién le niega la mayor al alcalde de Valladolid. Menos mal que prometió comedirse en sus declaraciones; habrá que verlo.

Publicado en La Nueva Crónica de León el 24 de septiembre de 2014