miércoles, 2 de julio de 2014

Noria a la fuga



Desde lo alto se puede contemplar una ciudad en su extensión, supone el símbolo de una feria y el indicador de que una localidad está en fiestas. Siempre ha sido una atracción emblemática, aquella en la que todos nos quisimos subir desde bien pequeños para poder tocar el cielo. Y, seguramente, un lugar donde se ha fraguado más de una historia de amor. Esa es la noria. 

Las fiestas de San Juan y San Pedro se quedaron huérfanas a medio camino. El dueño de la noria decidió llevársela tal como la trajo porque no le salían las cuentas. La maltrecha economía ayudó y el mal tiempo hizo el resto. Parece que la noche de San Juan le cayó un rayo. Uno de los 280 que el cielo precipitó sobre nuestra ciudad, por un momento pareció que no iba a haber mañana. 

Antes o después se fueron cayendo otros del cartel. Fue el caso de Efecto Pasillo, Funambulista y Lagarto Amarillo dentro del I Festival Pop León Arena. Lo mismo ocurrió con míticos de la talla de Loquillo o Rosendo Mercado. La pírrica venta de entradas obligó a los organizadores a plegar velas antes de estrellarse con todo el equipo. 

Sólo José Tomás cumplió con las expectativas, colgó el letrero de “No hay billetes” y atrajo hasta León a muchos aficionados taurinos que llenaron las plazas hoteleras de la ciudad. Aunque no hubo épica por culpa de una costilla rota y unos toros a los que les costaba mantenerse en pie, según comentaron los entendidos. 

Los feriantes dicen que han sido las peores fiestas desde hace 40 años, la caja hostelera se desplomó hasta un 60% en San Juan y la ocupación hotelera se situó por debajo del 50% después de la corrida del diestro de Galapagar. Cierto es que la climatología ha resultado un duro enemigo, pero no lo es menos que el programa de este año no resultaba especialmente estimulante. 

Desde el primer día se palpó poco ambiente festivo, lejos del barullo de otros años y de las alegrías de otras épocas. La lluvia y el frío invitaron a muchos a quedarse en casa. Y es que, más de uno lo dijo en Semana Santa: “En verano no va a haber muchos días como éstos”. No les faltaba razón.

Publicado en La Nueva Crónica de León el 2 de Julio de 2014