viernes, 4 de abril de 2014

España, ese cortijo



Andaba yo enredado con el asunto del Santo Grial, pretendía desacreditar a Dan Brown y a sus 80 millones de copias vendidas del Código da Vinci. Quería tirar de ese orgullo leonés tantas veces mancillado y vacilar un poco, como si nos faltaran los motivos. De verdad que quería, pero entonces apareció la lideresa o más bien se fugó.

Mi amigo “el del burladero” dice que la clase política de un país es el reflejo de su ciudadanía, seguramente no le falte razón. Más de uno, y de dos, se habrá dado a la fuga cuando le han pedido la documentación al darle el alto por haber cometido una infracción de tráfico. Más de media docena tendrá una cuenta en algún paraíso fiscal, aunque con certeza no con 50 millones, probablemente por falta de oportunidad. Más de uno, de dos y de tres habrán cometido maldades varias pero no les han pillado o simplemente no han trascendido porque no tenían la suficiente notoriedad; seguramente.

Aún así, no le compro el argumento. Un político es un cargo público hasta cuando duerme, debe ser un ejemplo continuo y como tal comportarse. Pero esta premisa parece únicamente destinada a los ciudadanos de a pie, los cuales parecemos tener infinitas obligaciones y cada vez menos derechos. Mientras, otros pueden pasarse las leyes por el Arco del Triunfo. Mucho importa la sangre que corra por sus venas y poco el lado de la bancada que ocupen. 

Hace dos días dijo Esperanza Aguirre en Twitter: “Una nación que se respete así misma no puede permitir que se ataque así a sus policías, que son los últimos garantes de nuestra sociedad”. Hoy ha dicho a propósito de la multa que le han puesto y de su fuga: “Querían mi foto con siete agentes en Callao para ´Al Jazzera´o el ´New York Times´, vete tú a saber. Han mentido diciendo que yo he arrollado a un agente. Mentira, prepotencia y machismo”. Retratada. 

Este país apesta cada día más, huele a ponzoña, apesta a corrupción y a latifundio, a cortijo en sentido peyorativo, a autocracia. Al menos el despotismo que surgió en el siglo XVIII era ilustrado, aquí con media docena de sílabas no son capaces de construir una palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario