lunes, 17 de febrero de 2014

Suiza y las pelotas de goma





Me encantan las tertulias políticas, están tan de moda como las del corazón o las futbolísticas. Diferentes contenidos, un poco más de demagogia pero la misma jaula de grillos cuando la cosa se pone tensa. Ya sea la nueva novia de Paquirrín, un posible penalti a Cristiano o el déficit de tarifa, barullo a la vista. 

El caso es que, hace unos días oí cómo un reputado tertuliano mostraba su indignación sobre la decisión suiza, aprobada en referéndum, de restringir la entrada de trabajadores en su país. Parece que se impondrán cuotas al acceso de éstos, afectará a los que cruzan periódicamente la frontera suiza para trabajar, a los demandantes de asilo y a trabajadores de terceros países. 

Argumentaba que dicha decisión vulneraba los acuerdos de libre circulación y apoyaba cualquier decisión sancionatoria que pudiera tomar la Unión Europea contra Suiza. 

Días antes, el mismo individuo, había justificado la acción de los guardias civiles que dispararon pelotas de goma contra los inmigrantes que intentaban llegar a nado a Ceuta. Muchos de ellos amarrados a flotadores hechos con botellas de plástico. Ya son 15 los muertos. 

Hablaba sobre proteger las fronteras, sobre la necesidad de impedir que esta gente venga aquí a quitarnos lo que es nuestro. Esto último amparado en una sesuda reflexión, pero tras desnudar el argumento quedaba en algo tan simplista como eso.  
Paradoja, doble moral. Ciudadanos de primera a los que nos restringen la entrada en un país para trabajar en él frente a animales que cruzan a nado el estrecho, vete a saber con qué perversa intención. 
 
El ministro del Interior, tras dejar en evidencia al delegado del Gobierno y al director de la Guardia Civil quienes habían negado los hechos, argumentó que las personas que intentaban llegar a la frontera mostraron una actitud violenta. Pido perdón de antemano, tiene cojones la cosa. ¿Cómo se espera que reaccione una persona que está nadando en el mar, luchando por salvar la vida y a la que están disparando? 

Hace tiempo que algo no funciona en este mundo, y esos somos nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario