lunes, 17 de junio de 2013

Cuando el esfuerzo no tiene recompesa



Hace ya un tiempo que la LEB perdió la emoción de conocer quién asciende a la ACB, ahora el interés se centra en saber si los equipos que lo consigan deportivamente serán capaces de lograrlo lejos de las canchas. 

Allá donde lo que diga el balón poco o nada importa, donde la tensión es de otro tipo y los intereses bien diferentes. Semanas de especulaciones y mayor incertidumbre que en un tiro libre con el reloj a cero y el marcador empatado. Así está la cosa. 

El trabajo y la ilusión de decenas de profesionales deambulando sobre un alambre cada vez más fino e inestable. Lamentable. Habrá que preguntarse el sentido que tiene una competición en la cual los méritos deportivos pierden relevancia ante lo que se cueza en los despachos de los ayuntamientos, diputaciones y alguna que otra empresa. 

A ver qué afición compra la chochona la temporada que viene. Ya son unas cuantas las que están cansadas de animar en balde, gritar, sufrir y vivir al límite de la taquicardia. Un drama. 

También habrá que reflexionar sobre el hecho de que algunos clubes que están en la ACB no cumplan con sus compromisos y esto no suponga una circunstancia sancionadora o excluyente. O pensar que los requisitos que se exigen para ascender son de otra época en la cual todos nos pensábamos ricos. 

Valores básicos como el esfuerzo o el sacrificio quedan mancillados a finales de mayo. No hay recompensa para el trabajo bien hecho, la anti-esencia del deporte. 

Al final del día, quien más pierde en este asunto es el baloncesto. Sufriendo un deterioro constante en su imagen, con un desgaste cada vez mayor y una falta de identificación generalizada. Más allá de responsabilizar a TVE con el total del fracaso en las audiencias, convendría analizar qué se hace desde los órganos competentes para virar la situación. 

El Real Madrid y el Barcelona son realidades paralelas, y aunque nuestro deporte les deba mucho a estos dos clubes, nuestro baloncesto es mucho más que eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario