miércoles, 29 de mayo de 2013

Comer y beber en el Congreso



Hace poco, en La Latina, me soplaron 6 euros por dos cañas mal tiradas, servidas en la barra y sin unos míseros cacahuetes que nos ayudaran a justificarlo. Mi amigo Javi y yo nos miramos perplejos, allí de pie, en medio de un escenario que perfectamente podían haber diseñado los decoradores de “Cuéntame”.  

Anduvimos poco listos, porque sé de un bar en la calle Floridablanca que nos hubiera dejado la caña en copa mediana a 1,20. A ese precio nos hubiéramos tomado cinco por lo que nos costaron las dos de La Latina. 

Aunque, pensándolo bien, podíamos haber pedido media de lacón por 2,40 y aún nos hubieran sobrado 20 céntimos. Habría sido un buen modo de preparar el terreno antes de comer. Aún así, no hubiera resistido la tentación de probar una pulguita de anchoas o mejillones a 1,60. 

Tras eso, se hubiera abierto ante nosotros un inmenso abanico de posibilidades. Dependiendo de las ganas y de la prisa, podríamos haber optado por la gran variedad de bocadillos, donde la estrella es el de tortilla española, a 1,70. ¡Toma ya!

Creo que no hubiera sido el caso, andábamos con ganas de dispendio y hubiésemos pedido el menú, el de autoservicio, eso sí, que tampoco es cuestión de excederse. Por barba, 9 euros. Todo eso con un primero, un segundo, postre y bebida. 

En total, las dos cañas, la media de lacón, un par de pulguitas de anchoas y dos menús, 23,6€. Coño, si llego a hacer las cuentas antes me pido el bocata de tortilla. Ahora entiendo porqué sus señorías nos repiten constantemente que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. A juzgar por lo visto, razón no les falta. 

Quieto ahí parado, que ahora viene lo mejor. El Gin-Tonic de Larios a 3,45, si mi amigo Kike los cobrara a ese precio andaría más tieso que la mojama. Vamos, que los diputados puede saciarse y pillar un “pedete lúcido” por un importe más que razonable.

Ando todos los días mirando el BOE con la esperanza de que al resto de los españoles también nos subvencionen las cañas, los menús del día y los gin-tonics; será el único modo de poder vivir dentro de nuestras posibilidades.

1 comentario:

  1. Ahora se entiende la famosa respuesta de ZP sobre el precio de un cafe. El, por entonces, presidente del gobierno dijo que 0.80€ lo cual sorprendio a una buena parte de los españoles, pero una vez visto lo visto lo del congreso aparte de comprender esa respuesta intuyo que lo que no dijo es que en el precio era con croissant(subvencionado)incluido.

    ResponderEliminar