jueves, 16 de septiembre de 2010

Sin perdón

No existe una sociedad a la que le gusten tanto los concursos, las estadísticas y las clasificaciones como a la estadounidense. Establecen rankings para todo tipo de deportes, en baloncesto es alucinante observar la cantidad de apartados que tienen para valorar a un jugador o a un equipo. No va con ellos aquella mítica frase: "Las estadísticas son como los biquinis, dejan ver todo, menos lo importante".

Lo clasifican todo y a todos, al margen del deporte, existen las más variopintas y estrambóticas encuestas que mantienen entretenido al personal. Lo más guapos, los más sexy (que es parecido pero no es lo mismo), los más feos, los mejor y peor vestidos, las peores películas (los Razzie); galardones extensivos a guiones, decorados, actores, etc; los más simpáticos, los más antipáticos. Y así podíamos seguir hasta el infinito y más allá, como diría Lightyear, el pequeño guerrero de la película “Toy Story”.

Recientemente ha sido difundido por "Q Scores", un "informe" que elaboró "CNBA" sobre los deportistas más odiados por los estadounidenses. Resulta curioso contemplar como, deportistas de la talla de Tiger Woods, Kobe Bryant o Lebron James ocupan los primeros puestos de la clasificación. 

Patente resulta el hecho de ser una sociedad que encumbra a sus ídolos, los sitúa en pedestales y los eleva a los altares haciendo de ellos seres de otra dimensión, personajes de otra galaxia. Pero si lo anterior es cierto, no es menos obvio que, no perdonan los fallos, en cuanto se salen del camino trazado y cometen un error, se abalanzan sobre ellos de modo inmisericorde. La vida de estos tipos es algo parecido a un "Gran Hermano" permanente en un escenario de dimensiones desproporcionadas.

Si nos detenemos en los seis primeros clasificados y analizamos sus miserias, entenderemos el por qué de esa clasificación:  

- 1) Michael Vick, quaterback de los Eagles de Philadelphia. Es considerado por algunos comentaristas como el jugador más emocionante del fútbol americano, y el mismo se ha consagrado con el sobrenombre de "Superman". Dotado de una gran habilidad y velocidad puede ingeniar grandes jugadas con sus brazos y sus piernas. 
Sin embargo, en abril de 2007, se encontró bajo el escrutinio público y legal  por parte de las autoridades locales y estatales debido a su presunta implicación en las clandestinas peleas de perros y sus correspondientes apuestas. En diciembre de 2007 fue encontrado culpable y sentenciado a 23 meses de prisión, los cuales cumpliría en la Prisión Federal de Leavenworth. Vick fue liberado el 20 de mayo de 2009.


- 2) Tiger Woods, (golf) número 1 del mundo, segundo jugador de la historia con mayor número de majors (14) en su carrera y uno de los deportistas mejor pagados del planeta.
Por todos es bien conocida la morbosa historia que protagonizó hace unos meses. Infidelidades por doquier, mujeres que contaban en la televisión o en las revistas sus historias con el "golfista", ingreso en una clínica para superar su adicción al sexo, patrocinadores que desligaban su futuro al del jugador, divorcio, perdida de confianza en sus golpes y cierre de la temporada sin títulos, algo inaudito.


- 3) Terrell Owens, receptor profundo de los Bengals de Cincinnati.
Es conocido por su buen juego, pero también por las incontables infracciones que cometió durante su carrera. Tras salir de los San Francisco 49ers, donde tuvo tremendas disputas con su compañero Jeff García y con su entrenador Steve Mariucci, acusó al primero de homosexual.
Se enfrentó a los medios de comunicación después de disputar la final de la Superbowl con los Philadelphia Eagles aludiendo que, se había recuperado en tiempo récord de su fractura de peroné y que mientras él solamente recibió críticas, otros jugadores hubieran recibido el reconociemiento general.
Durante la temporada siguiente salió del equipo, no sin antes ser suspendido de empleo y sueldo por realizar fuertes críticas contra su entrenador. 
En su siguiente destino, los Dallas Cowboys, no le fue mucho mejor, dejando el equipo por bajo redimiento y comportamiento conflictivo.

- 4) Chad Ochocinco, receptor abierto de los Cincinnati Bengals. (Menuda parejita tiene el equipo de Ohio). En su partida de nacimiento figura como Chad Javon Johnson, su cambio de nombre se refiere al número de semanas competidas en la temporada 2005/06 y el número de touchdowns realizados hasta entonces. También se hace llamar "Esteban Ochocinco, the Black Mexican", declaró en 2009 que cada año aparta un montón de dinero para pagar las multas que le aplique la liga por sus festejos, declaraciones y excentricidades.



-5) Kobe Bryant, escolta de Los Angeles Lakers.
En 2003, su reputación fue corrompida por una acusación de agresión sexual denunciada por Katelyn Faber, una joven chica de Colorado. Con su imagen por los suelos, sus contratos con las marcas comerciales McDonald´s, Nutella y Ferrero Spa llegaron a su fin. Además, las ventas de las camisetas de los Lakers con su nombre descendieron considerablemente.
Durante la investigación, Bryant confesó a la policía que "debería hacer lo mismo que Shaq , pagar a las mujeres por no decir nada", y que el pívot había pagado hasta 1 millón de dólares en situaciones como las suyas. Sus declaraciones fueron muy polémicas, ya que por entonces O'Neal y Bryant eran compañeros de equipo y se pensó que el escolta había roto el "código de vestuario" al revelar información confidencial y que acusaba falsamente a su compañero para desviar la atención hacia él.
La investigación fue resuelta cuando Kobe accedió a pedir perdón a la supuesta víctima por el incidente, asumiendo públicamente su mea culpa y asegurando que él realmente creía que el encuentro entre ambos fue consesual. Los detalles de compensación financiera a la joven no fueron revelados.


-6) Lebron James, alero de Miami Heat.
Mientras jugó en los Cleveland Cavaliers, gozó de la simpatía del público estadounidense, siendo uno de los jugadores más populares y queridos. Pero tras su grotesca y esperpéntica actuación durante el programa de "The decision" emitido por la ESPN en prime time, ha pasado a ser uno de los deportistas más odiados del país. Las consecuencias de tal determinación supuso la quema de camisetas, la venta de todos sus productos en las secciones de oportunidades y las críticas feroces de voces autorizadas como Jordan o Barkley.


Así son en el país de las oportunidades. El cielo no está tan lejos del infierno cuando la conducta no es la apropiada. No existe clemencia con los que eluden las normas.