miércoles, 29 de septiembre de 2010

La singularidad de un genio

Existe un tipo digno de ser mencionado y conocido. Un personaje singular, ajeno a las costumbres y a los códigos de conducta. Una gran persona, diferente, que en muchas ocasiones parece vivir al margen del mundo real. Un tipo entrañable, una buena persona.

Apareció en nuestras vidas por casualidad, un día se presentó en nuestra tradicional pachanga de los martes, llegó sin hacer ruido, expectante, esperando acontecimientos. Hoy, algunos años después, se ha convertido en el jefe del cotarro. Se le echa de menos cuando falta, incluso ha tenido la osadía de hacerle la competencia a Gabela en las cenas. Tiene la virtud de destrozar los chistes, pero te descojonas como si fuera el mismísimo Eugenio quien los contara.

Este tipo, abre permanente debates en las cañas, siembra la polémica y casi siempre navega contracorriente. Es su particular forma de ver la vida. Constantemente nos deja perlas, como aquella en la que nos decía que a los pollos se les ponen gafas de papel para que no se peleen.

Herreras, veterinario de profesión y gerente de una granja avícola, no daba crédito. Las risas empiezan a ir en aumento. "Oye, te imaginas llegar mañana al curro y ver a todos los pollos con unas gafas de papel" "¡No me jodas!" "Anda que, como te salga alguno pijo y pida que las suyas sean Ray-ban te da la risa" " Lo peor de todo es que los pollos tienen poca personalidad y se dejan llevar" "Menos personalidad tienen las pollas, esas sí que se dejan llevar" "Jajajajaja".

Faemino y Cansado hubieran quedado fuera de la circulación mucho antes si Robles hubiese tenido un buen representante. Es el rey del surrealismo, aquí van algunas de las joyas que nos brinda cada semana.

Hay una que nos hiere especialmente a Roberto Herreras, a Javi de Grado y a mi. Dice que los entrenadores son un elemento completamente prescindible en el baloncesto. Alude a la capacidad de los jugadores para gestionarse, y se enciende cada vez que argumentamos que Messina nos parece un buen entrenador. Quería ver a Trecet en una tertulia baloncestística en la que participara Robles. Terminaría dejándolo por imposible.

Aquí no queda la cosa, dice que además de los entrenadores, los bases no son necesarios. La cosa quedaría resuelta ofensivamente con cinco buenos tiradores, todos abiertos. Con capacidad y fuerza para cargar el rebote ofensivo. Más dificultades tiene al tratar de argumentar como solucionaría los desajustes defensivos, aunque, parece ser que su opción preferida sería una zona 2-3.

Ayer noche estuvo "sembrao". Nos habló de su vida laboral, ha sido capaz de sacar cuatro oposiciones diferentes. Intentamos resolver el problema buscando la posibilidad de ocupar tres de nosotros los puestos a los que había renunciado; pero parece ser que no será posible.

En la actualidad es Observador Meteorólógico en un aeropuerto. Su trabajo no consiste en predecir el tiempo, sino en decir que tiempo hace en ese momento. Cada treinta minutos tienen que salir de la oficina y pasar un informe. "Coño Robles, eso lo hace cualquiera" "Pepiño no debe estar muy al tanto de lo que hacéis porque sino os pondría a todos en la calle".

Y ahora viene su argumentación: "Somos una figura completamente imprescindible" pausa misteriosa, miradas de asombro. "Además, no nos equivocamos nunca" Jajajaja. " Nos ha jodido, si sólo tienes que decir lo que ves" "¿Qué haces cuando hay viento, chupas el dedo índice y miras a ver con qué dirección sopla?" "Miramos la dirección del viento y otras muchas cosas, pero lo más importante es saber cuántas octas hay". Se jodió, nos quedamos sin palabras. Uno que se subió al caballo ganador dijo: "Ahora no se lo digas, no, no les digas que son las octas". Cómo si el cabrón lo supiera desde pequeño.

El caso es que, al final nos terminó explicando lo que eran las octas. Si os cuento como las miden no os volvéis a montar en un avión. Espero que mi cuñado no me pregunte por ello, con el canguelo que tiene es lo que le faltaba. Sólo lamento no haber apuntado todas las que ha ido soltando a lo largo de tantos martes del año, ahora podría escribir un libro que me reportara pingües beneficios.

3 comentarios:

  1. Muchas gracias por dedicarme una entrada de tu blog. ¡Desde ahora me he convertido en un recuerdo inolvidable! Jajajaja. Me gusta como pones las risas...

    ResponderEliminar
  2. Genio inclasificable como persona sin duda. Realmente es imposible definir a un tipo tan genial y personaje único sin estar con él, incluso para ti Félix con tus dotes literarias pero, que me dices de su juego a Basquet?..... al mejor defensor de ACB quería yo ver como se las arregla para defender su entrada a canasta, su reverso en el aire 360º, su tiro con la derecha o ¿tira con la izquierda?, su triple en carrera, o tiro de espaldas. ¿Y defender? no defiende al suyo sino que defiende a todos, incluso a los de su equipo ¿?.... parece que hay 3 equipos en el campo, nosotros, los contrarios y Robles. TODO UN CRACK y buena persona. Sin duda un lujo para los martes y para la vida

    ResponderEliminar
  3. Para los que le conocemos desde hace años e incluso a algún miembro más de su familia, sabemos de sus geniales discursos y surrealistas cortes por la zona, pero los que hemos tenido la suerte de observarle al lado de su hijo "especial", sabemos que además de ser un tipo peculiar, es un padre excepcional...Recuerdos a todos los de la peña. El mielero no se olvida de vosotros

    ResponderEliminar