miércoles, 15 de septiembre de 2010

Barra libre


A principios de este mes leía una noticia que me dejaba perplejo. Alexei Kudrin, ministro de finanzas ruso, pedía a sus compatriotas que bebieran y fumaran más para ayudar a las arcas del estado. En España, Trini loca porque el personal deje de fumar y Pere Navarro obsesionado con los controles de alcoholemia, y va este tío y les dice a los rusos que hay que fumar y beber a destajo para que el estado reverdezca viejos laureles. ¡Hay que joderse!

"Si fumas un paquete al día estás ayudando a solucionar los problemas sociales de este país". Surrealista. ¿Qué pensará el ministro de sanidad al respecto?. Pues no tendrán suficiente en un país donde el 65% de la población fuma y donde se bebe una media de 18 litros de alcohol puro al año, casi todo vodka. Claro que, no hace falta ser muy listo para darse cuenta de que habrá más de uno que se eche al coleto 25 litros de media. Evidentemente, abstemios habrá pocos, pero serán unos cuantos los que no lleguen ni de lejos al nivel medio.

Al parecer, en Rusia, los impuestos sobre el tabaco son de los más bajos de Europa. Por ello, el ministro de finanzas tiene la intención de duplicarlos en los próximos tres años desde los 250 rublos actuales (6,35€) por cada 1.000 cigarrillos, hasta los 590 rublos (14,98€) en 2013. No debe saber muy bien dónde se mete, puesto que, la medida tiene visos de no resultar muy popular, ya que, en las décadas de los ´80 y ´90, se produjo una escasez de cigarrillos que provocó diferentes protestas y obligó al entonces presidente, Mikhail Gorbachev, a conseguir que se realizaran envíos desde el exterior del país.

En cuanto al vodka, la cosa parece aún más preocupante. Tanto es así que, Yuri Luchov, alcalde de Moscú, amplió por espacio de tres horas la prohibición de vender bebidas con una graduación superior al 15%. De este modo, las tiendas no podrán dispensar este tipo de licores desde las 22 hasta las 10. La policía se encargará de realizar los controles pertinentes, aunque a pesar de ello los médicos no son muy optimistas al respecto, piensan que los rusos pueden buscar anticongelantes u otro tipo de productos como sustitutivos del alcohol.

En un país donde las muertes por abuso de alcohol se sitúan alrededor de las 500.000 personas anuales y donde los gastos en tratamientos ascienden hasta los 39.000 millones de euros al año; no parece que la recomendación de Kudrin sea la más oportuna. Aunque cada día resulta más evidente que, el destino del mundo esta regido única y exclusivamente por intereses económicos. En fin, nada que no supiéramos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario