viernes, 23 de julio de 2010

La cuadratura del círculo

Se denomina cuadratura del cículo al problema matemático, irresoluble en geometría, consistente en hallar -sólo con regla y compás- un cuadrado que posea un área que sea igual a la de un círculo dado. La resolución de este problema trató de abordarse repetidas veces, sin éxito, desde la antigüedad clásica hasta el siglo XIX.

Al deporte español le pasaba algo parecido. Y esa cuadratura se logró, para satisfacción de todos, el 11 de julio de 2010. 

Siempre me ha llamado poderosamente la atención, el nivel al que compiten los deportistas españoles; más, si cabe, teniendo en cuenta algunos parámetros que nos permiten comparar el nivel económico y los recursos de los que disponemos en este país.  

Analizando algunos de esos valores, España nunca se sitúa en el top ten. Ocupamos el puesto  veinticinco en la clasificación de países con la renta per cápita más alta, superados por países como: Luxemburgo, Noruega, Qatar, Suiza, Dinamarca, USA, Francia, Alemania, Italia............

Tenemos la misma posición si analizamos el PIB, siendo superados por los países anteriores a excepción de Qatar e Italia.

Si miramos el número de habitantes por país, caemos dos puestos. España tiene casi 47 millones de personas. Muy lejos de China, India y Estados Unidos, que son los tres países que lideran la lista. Aunque los asiáticos le llevan mucha ventaja a los americanos, puesto que, ambos tienen más de mil millones de habitantes.

Todo ésto le da un valor añadido al éxito de nuestros deportistas. Es cierto que, estamos consideramos como un país importante dentro del contexto internacional, pero no es menos cierto que somos pequeños, no sólo en el número de habitantes, sino en extensión, ranking en el que ocupamos el puesto cincuenta y dos.

Muchas veces hemos tenido complejo de inferioridad, algo que en los últimos años se ha transformado en un profundo sentimiento de confianza en nosotros mismos. Solamente hace falta repasar los muchos éxitos del deporte español, tanto a nivel de clubes como de selecciones. Ahí van algunos de ellos.

Atletismo: 11 medallas en Juegos Olímpicos, siendo especialmente significativo el oro de Cacho en Barcelona ´92. 31 medallas en campo a través (individual y por equipos). 94 en campeonatos de Europa en pista cubierta. 53 al aire libre. En cuanto a los mundiales, 30 en pista cubierta y 33 al aire libre, a las que hay que sumar 40 medallas en el cross de las naciones. Y eso que, quizás, éste sea uno de los deportes en los que más lejos estamos del nivel medio.

Baloncesto: somos los actuales campeones del mundo y de Europa, así como, subcampeones olímpicos. Entre el Real Madrid y el Barcelona suma 11 copas de Europa. Han sido nueve los jugadores españoles que han jugado en NBA, desde que Fernando Martín llegara a Portland hace veinticuatro años.




Balonmano: Campeones del mundo en el 2005. A nivel de clubes suman 13 copas de Europa y 16 Recopas.

Ciclismo: Aquí a los franceses les va a dar algo, como en el tenis. Doce tours, los cuatro últimos consecutivos, Pereiro, Sastre y dos de Contador que está a un paso de conseguir el tercero. Aquí hay un dato que pone los pelos como escarpias, de los últimos veinte, los cilcistas españoles habrán ganado diez si el de Pinto lo consigue este año. Además de ésto, 5 campeonatos de mundo en ruta, 2 en contrarreloj, más las medalla en juegos olímpicos, con mención especial para el oro de Samuel Sánchez en Pekín.

Fórmula 1: Fernando Alonso ha conseguido dos títulos.

Fútbol: Campeones del mundo y de Europa. Más 12 Copas de Europa entre el Barcelona y el Madrid, a lo que hay que sumar, recopas, copas de la UEFA, etc.




Fútbol sala: la selección ha sido 2 veces campeona del mundo y 5 veces de Europa. A nivel de clubes han ganado 5 títulos de la máxima categoría continental.

Golf:  Olazabal y Ballesteros 2 masters de Augusta cada uno a los que hay que sumar 3 British del cántabro.

Hockey hierba: 2 platas en mundiales y 3 en juegos olímpicos, más 2 oros europeos. Los clubes han conseguido 5 copas de Europa.

Hockey patines: lo de éstos es de locos. La selección, 14 campeonatos del mundo y 13 campeonatos de Europa. Además de 40 copas de Europa a nivel de clubes.

Kárate: Siete campeones del mundo con 11 títulos, más cuatro a nivel de selecciones. Esta lista se vería incrementada si fuera deporte olímpico.

Motociclismo: desde que el mítico Ángel Nieto habriera la lata, 32 títulos mundiales en las diferentes categorías, a la espera de lo que pase en el 2010, que al ritmo que van pueden hacer triplete.

Piragüismo: 9 medallas olímpicas. Con especial mención al pontevedrés Davil Cal, con 4 de ellas, más un oro en el campeonato del mundo de 2007.

Rally: a pesar de la mala suerte que siempre ha caracterizado a Carlos Saínz, consiguió dos títulos mundiales, más un Dakar de coches. Al que se unen 3 de motos, Roma (1) y Coma (2).

Tenis: gracias a Santana que inició los éxitos y a Nadal que los está superando, el tenis es un deporte que ha dado muchas alegrías a la afición española. Pero no han sido únicamente estos dos tenistas los que nos han hecho disfrutar. Ha habido cuatro números uno, Arantxa Sánchez-Vicario en el 95,  Moyá en el 99, Ferrero en el 2003 y Nadal en el 2008 y en la actualidad. Además de ésto: 4 Davis, 13 Roland Garros, 3 Wimbledon, 2 US Open, 1 Open de Australia y los Masters de, Orantes en el 76 y Corretja en 1998.





Trial: Tarré consiguió 7 campeonatos del mundo, y entre Colomer, Raga y Bou suman 12, tanto al aire libre como indoor.

Triatlón: Raña fue el primer campaón mundial que tuvo España en esta joven disciplina, además sumó dos campeonatos de Europa. Noya ha conseguido un campeonato del mundo y otro europeo, más dos veces la copa del mundo.

Vela: Dieciseis medallas en Juegos Olímpicos.

Waterpolo: la selección ha sido oro Olímpico y mundial, además de 2 copas de Europa a nivel de clubes.




Evidentemente hay deportes en los que aún estamos lejos de los mejores, como en natación, rugby o esquí, donde solo las medallas de los hermanos Ochoa han supuesto alguna alegría. Pero lo que resulta obvio es que, España es al día de hoy la primera pontecia mundial a nivel deportivo. Demostrando un extraordinario nivel de preparación y de competitividad.

1 comentario:

  1. Para mis hijos, que están acostumbrados a verme pegado a la tele viendo todo el deporte que se me pone por delante, ver a España en lo más alto es algo cotidiano. Que papá ve la NBA, Gasol con el trofeo en las manos, que son coches, el que lleva el Ferrari es Alonso. Que toca futbol, esto es de locos, todo el planeta de rojo, banderas en cada coche y millones por la calle. Que se ve tenis, da igual el color de la pista, arcilla, hierba, lo que sea, es Nadal el que al final muerde el trofeo y los demás los que muerden el polvo. Esta semana toca ciclismo, preguntan si el de amarillo es el primero, pero dando por hecho que ese será español.
    Yo, que cumplí los 40 hace mucho, tengo aún que frotarme los ojos porque no lo acabo de asimilar. Vi mucho deporte de niño pegado al sillón de mi padre pero salvo alguna Copa de Europa del Madrid de baloncesto (año 80 creo) y aquel Forest Hills de Orantes, los españoles competíamos hasta que llegaban los buenos... Alemania en fútbol, los belgas y franceses en la bici y los americanos, ay los americanos, en todo lo demás.
    Ese sentimiento de inferioridad cayó en las Olimpiadas de 1992 y las nuevas generaciones, criadas bajo la convicción de que somos los mejores, lo ven fácil: eres español, tienes ya medio partido ganado.

    Viviendo como vivo lejos de España, no paro de recibir felicitaciones por los logros deportivos de mi país, me demuestran una profunda admiración y, porqué no decirlo, envidia sana y de la otra. Y uno se siente bien, coño, aunque algo perplejo porque no se que habré hecho yo para que me feliciten, como si el gol de Iniesta hubiese sido a pase mío cuando en ese momento podría asegurar que tenía una cerveza en una mano y un puñado de pistachos en la otra.

    Que dure mucho amigo Félix, aunque siendo sincero cuando ayer, sin mover un solo músculo, veía a Contador fulminando un nuevo Tour, eché de menos los saltos y gritos que pegué cuando el gran Perico Delgado se vistió por primera vez de amarillo en el 86, y eso que no había ganado nada.

    ResponderEliminar